Caminos de Alburquerque

Caminos de Alburquerque (Badajoz, España)

Un recorrido a pie por todos los caminos de Alburquerque: el gran paraíso natural de la Extremadura rayana

Cañada Boyal.

Escrito por caminosdealburquerque 16-02-2018 en caminos. Comentarios (0)

Alburquerque, un lugar donde la vida fluye. Tierra de encinas y alcornoques; de sierras y dehesas; de cerdos, bellotas y corcho. Tierra de frontera y de castillos donde  cruzan la Sierra de San Pedro y el Río Gévora. Sus caminos, senderos y veredas conquistan al caminante, que acude presto a  empaparse  de su belleza, sus colores, sus sonidos, su intrahistoria…

Decía Miguel de Cervantes: “El que anda mucho y lee mucho, ve mucho y sabe mucho”. Con esta premisa aparece  este blog, un espacio donde recorrer y dar a conocer la inmensa red de caminos de Alburquerque.

Hoy recorreremos un trayecto lineal de 13,5 km., con salida en el Puerto de El Centinela y fin en las inmediaciones de la Sierra de La Carava.


Un sendero recomendado para cualquier segmento de edad y muy apropiado para conocer algunas de las características más importantes de Alburquerque, ya que transcurre por distintos ecosistemas: sierra, dehesa, olivares, huertos, viñas, roquedos, etc

La época más recomendable para realizarlo es la primavera, aprovechando la floración de especies como  la jara o el otoño donde podremos deleitarnos con el crisol de colores que ofrece el campo alburquerqueño.

A lo largo del camino podemos tener la posibilidad de avistar alguna de las especies emblemáticas de la zona como el águila imperial o la cigüeña negra. También es posible que algún grupo de buitres leonados sobrevuele nuestro recorrido. Del mismo modo, nuestro camino discurrirá muy cercano a una de las colonias de rabilargos (o "rabúos") más importantes de la zona.

En tiempos de D. Alonso Sánchez, cuando el recurrente término de la propiedad, era de capital importancia, se dividió el extenso término municipal en 4 grandes hojas (Santiago, La Chica, La de Las Fuentes y la de Manrey). Estas extensiones de terreno, estaban sometidas al correspondiente sistema cuatrianual, consistente en dejar una hoja en barbecho, otra sembrada y dos destinadas al ganado de los vecinos.  A excepción de aquellos Millares donados a servidores de más enjundia, donde podía sembrarse todos los años.

Aparte de las hojas y los Millares estaban las llamadas tierras  del Concejo. La más importante era La Acotada (o dehesa boyal), que estaba a su vez dividida en dos: el barro y la zafra. Esta última, era la parte más productiva y en ella confluían las 4 hojas divisorias. Por ello, se dejó una cañada que permitiese el paso libre del ganado desde las hojas hasta las tierras de La Acotada.

Este fue el origen de la Cañada Boyal. Un camino en forma de semicírculo, situado al Norte del pueblo que  unía la parte oeste y este de la dehesa boyal. Algunos investigadores sostienen que, la Cañada Boyal, fue circular en su origen. Hecho que no se ha podido demostrar documentalmente.

La primera referencia a ella aparece en las Ordenanzas Municipales, donde se señala que tendrá que estar amojonada y con una anchura de cuarenta varas, o lo que es lo mismo 33,43m. El acto de deslinde se ha venido celebrando durante siglos, siendo el último en el año 1907, según apuntes de  varios autores.


Como comentábamos al inicio, recorrer la Cañada Boyal nos permite disfrutar de diferentes ecosistemas. Comenzamos con  un frondoso bosque de eucaliptos y pinos en el Puerto del Centinela. A continuación tras un descenso sustancial, llegaremos a la famosa Fuente de Elvira de Vacas, que sirve a su vez de nacimiento para un pequeño regato, del mismo nombre, que muere unos kilómetros más abajo en el Embalse Peña del Águila.

Continuando nuestro camino, nos adentramos en tierras comunales de la Dehesa Boyal, donde las explotaciones de ganado porcino, ovino y vacuno serán la nota predominante.

A lo largo del camino podemos ir observando cómo aún se conservan numerosos mojones o hitos de demarcación, construidos en granito,  situados a ambos lados de la cañada y que marcaban la anchura y el límite de éste.

Originalmente estaban distribuidos por todo el trayecto, pero el paso del tiempo, traslados a otras ubicaciones, hurtos y apropiaciones, han ido mermando el número de estos marcos.


Para apaciguar la sed, podemos hacer un alto en el camino en la fuente del Corcho, una fuente ancestral. (enn el s.XV ya se hablaba de ella), con un agua buenísima, a la que acuden aún vecinos para consumirla en sus casas.

"Tersianas tengo, 

tersianas son

 aquí te las quedo San Epostolón"

 Esto cantaban hace años de espaldas a la fuente y arrojando sal para espantar enfermedades y dolencias, sobre todo las  fiebres


Muy próxima a la Fuente del Corcho, la Cañada Boyal conserva su recorrido con paredes a ambos lados, bastante bien conservadas, simultaneando alguna zona de alambrada. A partir de aquí se observa, que ciertas chaparras han invadido el espacio público del camino, convirtiéndose ya en encinas maduras.

Cuando la ruta transcurre por los parajes de Engorda y El Hito y dependiendo de la época del año en la que recorramos este sendero, nos encontraremos con la dificultad de atravesar los regatos de La Reina y de Los Hitos, los cuales suelen formar grandes balsas horizontales de agua, que dificultan el paso de los caminantes.


En el siguiente tramo del recorrido observamos la parte más transformada de la Cañada Boyal, ya que dos carreteras (EX-303 y EX-324) se cruzan en su camino. Una vez salvadas, nos adentramos en jóvenes alcornocales, antes de atravesar los enormes berrocales de la Lancha de Vicioso.

Con el propósito de guiar al caminante, varios integrantes de la Asociación de Caminantes  y de los Atletas Populares de Alburquerque han establecido este sistema de hitos que permiten marcar el sentido del trayecto en la inmensidad del berrocal.


Éste termina en la vaguada formada por el Regato de Las Aguas. Este regato suele tener agua durante la mayor parte del año, por lo que en ocasiones será conveniente hacer una modificación del sendero establecido.

Entre un mar de escobas, continuamos nuestro camino. Se trata de una de las zonas donde la cañada presenta un mayor estado de abandono, solo frenado por el paso de caminantes y cazadores. La presencia de algunos marcos es la única prueba fidedigna que nos emplaza a saber que estamos en el camino correcto.

Antes de cruzar otra carretera (EX-110), volveremos a encontrarnos el Regato de Las Aguas, que surca velozmente entre afloramientos graníticos durante todo el año.

Desde aquí hasta el final, volveremos a encontrarnos el recorrido prácticamente murado, respetando en todo momento la anchura original del camino. Al llegar a los pies de la Sierra de La Carava daremos por finalizado el recorrido.


Llegamos al fin de la ruta. Si realizamos  una panorámica visual, comprobaremos la riqueza paisajística de uno de los espacios más bonitos de Alburquerque. Si se elige terminar con la caída del sol, el caminante podrá deleitarse con uno de los atardeceres más espectaculares de Alburquerque.


Nos vemos caminando...



Comenzamos...

Escrito por caminosdealburquerque 12-02-2018 en Presentación. Comentarios (0)

Mi nombre es Juan Antonio Robles Román y soy Geógrafo y Licenciado en Ordenación del Territorio. Anteriormente, también me formé en Actividades Físicas y Deportivas. 

 Desde hace años estoy inmerso en un proyecto personal de senderismo divulgativo. En principio está centrado en mi pueblo, Alburquerque (Badajoz, España), pero seguro que no quedará ahí. 


Comencé a hacer senderismo en 1999 y de manera más habitual en 2005. He formado parte de ACAL, de la que fui Vicepresidente durante varios años. En 2014 cambié mi concepto del senderismo, como actividad puramente deportiva para pasar a una actividad más investigadora y divulgativa.

Movidos por cuestiones puramente personales, que me movieron a investigar sobre el pasado de mi familia, toda ella dedicada a actividades ganaderas y mineras, comencé a investigar cuestiones relativas a la propiedad de la tierra en Alburquerque. Como comprenderán, este estudio sería interminable, así es que puse como punto de partida el s.XVIII  e indagué en el pasado de las grandes fincas de Alburquerque y su repercusión en la población, todo ello recorriendo a pie todas y cada una de ellas. Revisé fuentes relativas a la influencia de la familia Mugiro, la familia Barrantes y su relación con la Orden de Alcántara, el Marquesado de Chiloeches, etc

Posteriormente y aprovechando que el 2015 vino con pocas lluvias, recorrí todos los ríos y casi todos los arroyos y regatos que surcan el T.M. de Alburquerque. En cuanto a los ríos, muchas de las rutas fueron realizadas al pie de sus orillas, analizando toda la vegetación y la fauna existente en ellos.

Río Zapatón. Puente El Cuervo (ruinas)

A continuación, llegó una estupenda aventura por los límites de Alburquerque. Diseñé un itinerario de 12 rutas y algo más de 300 km, por caminos que recorrían sus límites geográficos. Comencé en la finca Marianes y un año después concluí en El Campillo, habiendo investigado todos los elementos que aparecían en nuestro camino. De este proyecto realicé una pequeña exposición fotográfica en la celebración de El Día Más Largo (junio de 2016)


CAMINOS REALES

En fechas pasadas, hemos dado por concluido el proyecto de realizar los 12 caminos reales que existían en Alburquerque a finales del S.XVIII. Hasta la hora, es el trabajo que más me ha costado, pero también el que más me ha ilusionado. Han sido dos años de mucha investigación, muchas fuentes consultadas y mucho aprendizaje, pero ha merecido la pena. Hemos recorrido los antiguos caminos   que llevaban a Badajoz, Piedrabuena, Villar del Rey, La Codosera, Talavera, San Vicente, Azagala, Mayorga, Ougüela, Alegrete, LA Roca y  Aliseda. Evidentemente, muchos de ellos, se han convertido hoy en carreteras, por eso a veces hemos realizado el camino lo más cerca posible y teniendo en cuenta que siempre fueran caminos públicos.

En este recorrido hemos comprobado la importancia de los caminos en cada una de las épocas investigadas, así como los elementos que iban apareciendo. Fuentes, pozos y pilares, castillos, blasones, grandes paredes muradas, puentes, etc.


Pero también hemos comprobado la negativa acción del hombre. En algunos casos hemos observado caminos labrados, portados con candado, información imprecisa sobre la propiedad, malas prácticas ganaderas, excesiva  gestión cinegética,  nula conservación forestal, etc.

PROYECTOS FUTUROS

Aunque sea un concepto que llevo muchos años trabajando, considero que ese incipiente empujón que se está produciendo en torno al llamado “turismo espiritual” que no religioso, será clave en mis proyectos futuros.

Aún estoy en fase de elaboración de un nuevo proyecto, aunque ya  puedo adelantar que irá en torno a diseñar un itinerario de 12 rutas con una temática espiritual. Indagaré en la actividad de los franciscanos, la orden de Alcántara, los jornaleros baldíos, los devotos de la Virgen de Carrión, las pinturas rupestres, las enigmáticas cuevas del Saltillo, los encuentros en la Carava, la Milana Bonita, tierras de reyertas, el enigma del Abrilongo, etc.

Os mantendré informados….